martes, 4 de abril de 2017

Adiós a todos, lo siento mucho

Me siento ridícula, soy un retrato esperpéntico de una mala novela Shakespeariana, soy como esa ola que no hace espuma al romper contra las rocas, está fuera de lugar y de escena, se pierde a sí misma en un abismo sin fronteras, devora las costas porque no halla límites. No quedan más batallas, se acabaron en una antigua lid que arrancó pedazos de carne y la comieron los perros. Mi última y definitiva lucha se desvanece lejos de mí, doliendo como la que más, haciéndome ser todo y nada al mismo tiempo. Mi risa es la de Pagliacci en el chiste de Roschard, una daga atravesada en la frente llena de miedos e inseguridades penosas. Humillada ante un público, intento encontrarme en los ojos de la que se refleja en el espejo tanteando sombras para ver pero el vacío responde y araña el cuerpo. Aquel suicidio desacertado fue añadido a la lista, más versos de dolor que no cuentan una mierda, pero ahora palabra a palabra se define mi alma rota y hecha trizas en cada verso que no escribo porque no expresaría la verdad justamente, palabra a palabra se deslíe la intención de la muerte y su ruego. No sé hacer cartas de despedida, nunca salen bien cuando la vida es una hipérbole inconmensurable y de gradación ascendente pero me quedan esos versos que callo y gritan dentro de mí, esos versos que emergerán cuando la tierra me sea leve y el último suspiro suene como una balada de poeta muerta en el desamparo de la soledad prófuga. Sé quién soy pero serlo hace que el jardín más próximo enferme y fenezca, sé quien estoy siendo y quien fallece cada segundo no es el jardín sino yo. He intentado matarme para revivir a alguien más, el amor propio es un crimen porque en mi infancia lo debí asesinar y tantas veces ha sido apuñalado que al recrearlo ya es ficticio. Estoy caminando encima de los bordes de la vida y pierdo el equilibrio por momentos, ya pronto, ya tarde, me puedo caer y la panorámica ofrecida será para un público adulto. Escucho las cicatrices gritarme que las abra y las deje sangrar en paz por siempre pero la humillación sería tan grande que después de cadáver vagaría por la tierra sin rumbo ni lugar, así de mala me acompaña la suerte. Sin embargo qué importa nada cuando pierdes tu esencia y las palabras atragantadas entre nervios te estallan en la cara cuando inconscientemente han sido pronunciadas en momentos de calor mental agitado. Siempre será tarde para mí, para esta poeta que dará su corazón y su cuerpo al mar como su ilustre hizo un gran día cuando el dolor le pese demasiado y no sea capaz de continuar el viaje. Estoy llorando a solas entre sábanas de tristeza, contándole a la oscuridad que estoy tan vacía como completa finjo estar, llorando en silencio a tantos kilómetros de una cariñosa voz que se me hace imposible respirar. Soy lo que ves y lo que intuyes cuando cae la noche en mi morado hogar y no lo puedo cambiar. Pero he sido arrastrada por última vez en esta vida fatal. Espero el día en que las olas me recogerán y halle o no libertad, el dolor por fin desaparecerá o eso quiero creer. Soy una existencia basura, cobarde y vergonzosa indigna de ser contemplada por más ojos que los de la guadaña. Oh qué mal recorre mis venas, qué ponzoña se agolpa en mi cerebro. He evitado tanto pensar para no llegar a esto que he caído en picado sin ni siquiera saberlo. Y aquí frente a la pared que me observa derramo las últimas lagrimas de la vida pues ya no siento que me queden más, el frío hace su trabajo y me aturde en otra noche más de insomnio justificado. Es una mala despedida pero es la verdad que me acompaña, nunca nadie ha visto dentro de mí la certeza de quién soy y nunca nadie la verá pues me tragará la tierra antes. Como la solitaria que siempre he sido, como la muerta que siempre fui.
Perdonadme aquellos a los que tanto quiero, seguid sin mí por favor. No me odies por esto mamá, sabes que te adoro y a ti también papá, os voy a querer siempre siempre. Cuidaos mucho por favor. Os quiero. Ah y si la veis decidle que la amaba.

9 comentarios:

  1. Por favor, quiero ayudarte, dame un correo o número.

    ResponderEliminar
  2. Siento mucho lo que estas pasando. Por favor busca ayuda profesional o si lo necesitas muchos estaremos dispuestos a ayudarte encantados. Todo tiene solución y seguro que tú puedes superarlo. Ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Piensa en el amor de todas las personas que conocerias si no desaparecieras. Y el dolor de todas las personas a las que dejas.

    Por mucho que pidas perdon, vas a destrozar las vidas de las personas que quieren seguir viviendo.

    Animo, y no lo hagas.

    ResponderEliminar
  4. Por favor, si me lees piensa que todo es una mala racha y que un dia acabará pasando. Si acabas con todo no habrá segundas oportunidades, no hagas una locura, date un tiempo, ponte en manos de profesionales y todo cambiará, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Te dejo mi cuenta de google y te obligo a que me mandes algo cuando te den el alta. No seas bobaaaa que todos hemos pasado por momento de debilidad. Siempre hay lado bueno en todas nuestras acciones incluido en esta, si le has perdido el miedo a la muerte ya no le tienes miedo a nada subnormal. Ahora toca hacer locuras y empezar a vivir tal y cómo quieres vivir la vida.

    ResponderEliminar
  7. Hipatia, no estás sola en este mundo, si necesitas ayuda, hablar un rato, estamos aquí contigo.

    ResponderEliminar
  8. Hay personas que piensan que el mundo está dividido en realistas y romanticos. También piensan que en la vida de todo romántico llega un punto de inflexión que lo transforma en realista, pero que en la vida de los realistas hay mil oportunidades de volverse románticos pero son demasiado orgullosos como para aceptarlas.

    Yo difiero y creo que todos, cómo tú te has expresado, deberíamos ser un retrato ridiculo de cualquier obra de Shakespeare. Lo único que debemos adoptar de realismo es la capacidad de ver el mundo en los ojos de cualquiera y a través de esa empatia poder vivir todo lo bueno de cada momento.

    Esperaré a que tu también comentes en mi blog

    ResponderEliminar
  9. Me alegro que estés en el hospital. Momentos malos tenemos todos, y hay que tirar para adelante, que las alegrias de la vida compensan claramente los momentos malos. si te interesa estoy en un foro de jovenes escritores que te puede venir bien.
    http://jovenesescritores.net
    Un saludo

    ResponderEliminar

Exprésate